Por Gisbell Asanza

El 2023 fue un año inolvidable. Estuvo lleno de gratas experiencias, buenos recuerdos y grandes viajes. Sin embargo, este 2024 también viene cargado de oportunidades emocionantes para explorar el mundo, para conocer lugares recónditos y para sumergirse en experiencias enriquecedoras. Los problemas que atraviesa el país han hecho que experimentemos un retroceso en muchos sentidos, pero las restricciones de viaje empiezan a disminuir. El año nuevo trae la posibilidad de redescubrir destinos soñados; de perderse en pueblos mágicos, de relajarse en playas de aguas cristalinas y de adentrarse en impresionantes paisajes naturales. Todo eso representa la oportunidad de crear memorias inolvidables y de construir conexiones culturales que perdurarán a lo largo del tiempo.

Las posibilidades son infinitas: desde explorar los encantos de los destinos menos conocidos hasta sumergirse en pintorescos festivales nacionales. El año nuevo es un libro en blanco, listo para llenarse de aventuras. Y una aventura que no te puedes perder es visitar el cantón Baños, provincia de Tungurahua, y las joyas escondidas que se encuentran en la vecina provincia de Pastaza.

La cascada El Kilo está a 30 minutos de Baños de Agua Santa y a 10 minutos de Mera, provincia de Pastaza. Está escondida entre la exuberante vegetación de la región, en la vía Baños-Puyo.

Es un espectacular spot natural que atrae a turistas locales y extranjeros, pues ofrece una experiencia única de conexión con la naturaleza y un escape rejuvenecedor lejos del bullicio cotidiano. 

Acceder a la cascada es muy sencillo, aunque hay que tener precaución pues la entrada está en medio de la carretera. Existe una zona de parqueo seguro (por un precio de USD 1 los visitantes pueden dejar sus vehículos durante el tiempo que necesiten) y la entrada cuesta USD 2 por persona. Un sendero rodeado de naturaleza conduce a la cascada (la caminata dura de seis a nueve minutos), la cual se despliega de forma majestuosa y crea tres impresionantes caídas. La frescura y pureza del agua fría añaden un toque mágico al lugar.

Este maravilloso destino, en medio del bosque tropical, es un espacio único para descansar, meditar y olvidarse de los problemas. Los visitantes pueden explorar senderos que serpentean por la frondosa vegetación y observar aves o simplemente contemplar el paisaje.

Dada su importancia ecológica, conservar la cascada El Kilo es fundamental. Los dueños del lugar trabajan arduamente para preservar este tesoro natural e implementan medidas de sostenibilidad que garanticen que las generaciones futuras puedan disfrutar de su esplendor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *